Exposición fotográfica de Eva Flores

EL SUEÑO DE BACO tiene el placer de patrocinar una serie de fotografías bajo el título “DeseArte con los pies en la Tierra“ de la artista Eva Flores. La exposición estará instalada en nuestra tienda de la Calle Goya, 32 en Madrid, desde el 17 de mayo (hora de inauguración: 19:30 horas) hasta el 21 de junio de 2013. Entrada gratuita. D-eseArte con los pies en la Tierra Es una serie de fotografías que invita a la reflexión sobre el deseo que tenemos hacia otras personas, hacia nosotros mismos y también se traslada a los objetos en este caso, al arte en cualquiera de su manifestaciones. En su libro El alma está en el cerebro, Eduard Punset afirma: El deseo nos saca de nosotros mismos, nos desubica, nos dispara y proyecta, nos vuelve excesivos, hace que vivamos en la improvisación, el desorden y el capricho, máximas expresiones de la libertad llevada al paroxismo. El deseo reivindica la vida, el placer, la autorrealización, la libertad. Unos planifican su vida, mientras que otros la viven al ritmo que les marca el deseo. El deseo de vivir y de hacerlo a su manera. Por eso sus autobiografías son más descriptivas que explicativas, pues sus vidas no tanto se deben a los resultados u objetivos cumplidos, sino al sentido inherente al mismo proceso de vivir. Y este proceso, de uno u otro modo, lo establece siempre el deseo. Si bien el deseo rebosa incertidumbre acerca del itinerario, a muchas personas les garantiza la seguridad en cuanto a los pasos dados. Bien entendido el deseo no es una voz oscura, confusa y estúpida, sino que – en una persona madura – es luminosa, clara e inteligente. Las emociones están en la base de los deseos y de la inteligencia se dice que es emocional. Visto de este modo, el deseo se convierte en el portavoz de uno mismo. Cada fotografía evoca un deseo que le otorga su nombre, con este nombre se hace un juego de palabras ya que se conjuga de tal manera que se obtienen muchas interpretaciones, encontrando la palabra Arte en el título de cada fotografía. Nuestros pies son los que nos sitúan en el espacio, dándonos la estabilidad para continuar nuestro camino, pero cuando se habla de deseo, deseo de poseer ya sea personas o cosas materiales, en ocasiones perdemos el rumbo por dejarnos llevar por nuestras pasiones. Por ello los encuadres aunque muy cuidados y buscados son aberrantes, el punto de vista inusual y sus horizontes torcidos, nos evocan ese desequilibrio al que nos conduce el capricho del deseo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *